Para ayudar el blog sobre la vocación religiosa:

A las mujeres que desean hacer preguntas sobre la vocación religiosa, consejos de escribr a las "Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará":  nov.sanjose@servidoras.org  Las Servidoras están presentes en varios países de lengua española: Argentina, España, México, Chile, Ecuador, Perù y Paraguay.

A los hombres sugiero de escribir a el Instituto del Verbo Encarnado: sem.sanrafael@ive.org

Para escribir a el autor del blog: cordialiter@gmail.com  Yo soy un fiele laico, no soy un miembro de una orden religiosa. Soy italiano y no hablo bien el español.

martes, 6 de diciembre de 2016

Dejar el novio

Tiempo atrás, una joven me dijo que debía dejar el novio y abrazar la vida religiosa...


Hola, me llamo [...], cumplí hace poco 34 años y te escribo desde la provincia de […]. Quisiera, antes que nada, felicitarte por tu blog que me parece maravilloso y muy útil! Además, teniendo en este momento poco tiempo para escribirte, y necesidad ugente de tener información importante, me limitaré a hacerte mi pregunta, pero con la promesa de que apenas tenga un poco de tiempo te hablaré de mi experiencia. Estoy atraversando un período terrible por la elección del estado de vida, terrible porque estoy de novia hace 6 años con un joven maravilloso que amo mucho, pero interiormente herida por la eventualidad de tener que dejarlo a causa de una posible vocación a la vida religiosa! Dicho de este modo parece una cosa sin sentido ni fundamento, pero cuando te explique cómo están las cosas, comprenderás! Perdóname por haberte dado del “tu” y por permitirme de escribirte rápidamente sin contarte mi historia, pero en verdad tengo poco tiempo libre, aunque no sará así por mucho tiempo. Mi pregunta se refiere a los conventos o monasterios presentes en […] para poder hacer una experiencia vocacional!

Con afecto sincero te agradezco desde lo profundo del corazón y te abrazo en los Sagrados Corazones de Jesús y María

(carta firmada)


Queridísima hermana en Cristo Redentor,
                                                                      acepto con agrado el “tu”, es más, lo prefiero. Me ha dado mucho gusto recibir tu carta. Soy contento que te sientas atraída a la vida religiosa, y a los 34 años, aun estás a tiempo de poder abrazarla, pero es necesario obrar sin dilaciones. Aprecio muchísimo tu sabia decisión de querer hacer una experiencia vocacional para elegir el estado de vida que el Señor ha designado para tí. Cada persona debe reflexionar attentamente sobre cuál es la propia vocación designada por Dios. Casarse contra la voluntad del Señor es una elección absurda porque se vivirá mal en aquel estado y en consecuencia se hará sufrir también al proprio cónyuge. En la carta que te envié en privado te señalo un óptimo convento de estricta observancia presente en una provincia limítrofe a la tuya. Queridísima, te animo a cumplir con ardor la vocación a la cual te sientes atraída por el Señor. Es muy importante vencer esta batalla espiritual, porque de ella dependerá tu futuro sobre esta tierra y sobre todo en el más allá. El demonio, el mundo y la carne, harán de todo para hacerte renunciar a la vida religiosa, pero debes sentirte fuerte como un valiente soldado en batalla y combatir con coraje. El verdadero amor se demuestra en el saber sufrir por la persona amada. Tu futuro Esposo te ha demostrado su amor clavado en la cruz por ti, ahora tú debes demostarle tu amor soportando con resignación el dolor de la separación del mundo y de tus seres queridos. Me imagino que no será fácil dejar tu novio, pero deberás hacerlo por amor al Buen Jesús. 
Con la ayuda del Divino Redentor y de la Corredentora superarás este momento de dificultad. Un día, cuando finalmente llegues a ser religiosa, recordarás con una sonrisa estos momentos de dolor.
Te saludo cordialmente en Jesús y María y permanezco a tu disposición por cualquier cosa.

Cordialiter