Para ayudar el blog sobre la vocación religiosa:

A las mujeres que desean hacer preguntas sobre la vocación religiosa, consejos de escribr a las "Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará":  nov.sanjose@servidoras.org  Las Servidoras están presentes en varios países de lengua española: Argentina, España, México, Chile, Ecuador, Perù y Paraguay.

A los hombres sugiero de escribir a el Instituto del Verbo Encarnado: sem.sanrafael@ive.org

Para escribir a el autor del blog: cordialiter@gmail.com  Yo soy un fiele laico, no soy un miembro de una orden religiosa. Soy italiano y no hablo bien el español.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Hacerse religiosa

Una joven francesa que deseaba hacese religiosa, tiempo atrás me ha escrito para pedirme información sobre una determinada Congregación religiosa. Como siempre he respondido con mucho gusto, animado de una frase suya según la cual este blog es una gran ayuda para la vida espiritual (Je vois que tu continues à mettre de nombreux articles sur ton blog et je t'en remercie car c'est vraiment d'une grande aide pour la vie spirituelle).

Viendo que el blog le gusta tanto, pensé darle una sorpresa escriviéndole una “carta abierta”:

Querida hermana en Cristo,
                                              soy muy felíz de saber que el blog sobre la vocación religiosa sea de ayuda para la vida espiritual. Amo el Redentor y deseo que El sea amado también por los demás, y es por este motivo que me esfuerzo de publicar un articulo cada día, para que las personas que arden del amor de Dios puedan leer cuotidianamente algún pensamiento espiritual que eleve el espíritu. El sitio ya recibe numerosas visitas y pienso que el mérito de este resultado es sobretodo de vosotros, lectores, porque gracias a vuestros mails alcanzo a enriquecer el blog con hermosos pensamientos espirituales que hacen bien al alma. Por ejemplo, me gustan mucho las palabras de amor por Dios que me has escrito en una de tus primeras cartas. Quiero recordarlas nuevamente porque son muy bellas: “Mi deseo más grande es el de consolar a Jesús, curar sus llagas, adorarlo, enjugar sus lágrimas, pasar mi vida con El, darle todo, no quedarme con nada y sacrificar todo por su amor, vivir de El, para El, en El; amarlo hasta fundirme completamente en El, contemplarlo, suplicarle por la salvación de los pecadores, de conciliar su misericordia, de darles a ellos la fe. Quiero consolar a Jesús por todos los ultrajes que recibe Su Sagrado Corazón y el Inmaculado Corazón de su Madre. Si pudiera, me gustaría hacerle olvidar todos sus sufrimientos, enjugar las lágrimas que ha derramado por nosotros.” 

Querida en Cristo, es una gran alegría ver que ardes de amor por el Divino Redentor espero con todo el corazón que puedas pronto donarte a El abrazando la vida religiosa. Ya lo he dicho a alguien antes, pero te lo quiero repetir a ti: eres una persona muy espiritual y con una conciencia muy delicada, por lo tanto pon atención en no ofender a Dios con el pecado. Según mi parecer, no eres una persona para vivir en el mundo donde mandan los aprovechadores sin escrúpulos, o sea las personas que viven como si Dios no existiera. En el mundo hay tantos peligros para el alma, mientras que en un monasterio de estricta observancia creo que te encontrarás bien y que podrás dedicarte con más ardor a amar al Buen Jesús, llegando de este modo a salvar tu alma y también a hacerte santa.

Las historias vocacionales son todas hermosas porque son todas historias de amor, pero tu historia me ha gustado de modo particular porque eres una persona convertida que ha sufrido tanto a causa de tu amor por Jesús. Otra cosa que aprecio mucho es tu amor por la Sagrada Liturgia, y aprovecho la ocasión para darte una información que te gustará: también otros tantos lectores del blog tienen nuestros mismos gustos litúrgicos. Espero vivamente que tu puedas pronto hacer alguna experiencia vocacional para comprender en cuál Orden religioso te está llamando el Señor. Sería maravilloso si tu pudieras abandonar el mundo ya en el 2011, para abrazar una fervorosa vida religiosa en algún monasterio observante.

Te animo a ponerte pronto en contacto con algunas de las Ordenes que te atraen más para poder acordar los días en los cuales puedes hacer una experiencia vocacional. Mientras, les pido a todos los lectores de rogar a Nuestra Señora de las Victorias para que te ayude a ser esposa de Su hijo, que es el fin último de nuestra vida.

Au revoir

Cordialiter