Para ayudar el blog sobre la vocación religiosa:

A las mujeres que desean hacer preguntas sobre la vocación religiosa, consejos de escribr a las "Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará":  nov.sanjose@servidoras.org  Las Servidoras están presentes en varios países de lengua española: Argentina, España, México, Chile, Ecuador, Perù y Paraguay.

A los hombres sugiero de escribir a el Instituto del Verbo Encarnado: sem.sanrafael@ive.org

Para escribir a el autor del blog: cordialiter@gmail.com  Yo soy un fiele laico, no soy un miembro de una orden religiosa. Soy italiano y no hablo bien el español.

viernes, 31 de marzo de 2017

Acompañamiento espiritual

Publico una e-mail que me escribió una joven.

Hola estimado hermano en Cristo, he estado siguiendo desde hace varias semanas tu blog y me parece muy interesante. Soy una joven de 20 años que desde hace poco más de un año está llena de inquietudes vocacionales. Desde diciembre contacté a unas hermanas cuya sede en América hay en Brasil y en Nicaragua, no en Costa Rica. Llevo tres meses de acompañamiento espiritual por parte suya y esta Semana Santa tuve la bendición de ir con ellas de misión y estar un par de días en su casa viviendo una pequeña experiencia de fraternidad. Fue tan hermoso, me sentí en casa, las sentí a ellas como mi familia a pesar de defectos o cosas a las que tal vez no estaba acostumbrada. De igual manera continuo preguntándome qué cosas me quiso enseñar Dios allí.

Me agrada tu blog porque puedo ver que no estoy sola en esto, que hay chicas y chicos por todo el mundo sintiendo esto que yo siento aún cuando cada proceso vocacional es diferente. A ratos siento temor de si podré ser capaz de vivir toda mi vida en otro país o si me podré adaptar pero debo de abandonarme por completo en Cristo Jesús y poner mi vida a su disposición.

Quiero pedirte me acompañes tus oraciones pues también parece que en esta búsqueda, el alma se quiere ver tentada fuertemente por pecados que atentan contra la pureza, contra el deseo de castidad. Además cuánto temor a lanzarse hay que vencer.

Sé que tengo mucho que aprender pero si Dios quiere que me consagre a Él en la vida religiosa, Él me mostrará el camino.

Saludos en Cristo y María,
(carta firmada)