Para ayudar el blog sobre la vocación religiosa:

A las mujeres que desean hacer preguntas sobre la vocación religiosa, consejos de escribr a las "Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará":  nov.sanjose@servidoras.org  Las Servidoras están presentes en varios países de lengua española: Argentina, España, México, Chile, Ecuador, Perù y Paraguay.

A los hombres sugiero de escribir a el Instituto del Verbo Encarnado: sem.sanrafael@ive.org

Para escribir a el autor del blog: cordialiter@gmail.com  Yo soy un fiele laico, no soy un miembro de una orden religiosa. Soy italiano y no hablo bien el español.

domingo, 14 de mayo de 2017

Ser sacerdote


Publico una hermosa carta que tiempo atrás me ha escrito un militar de la Armada de la Policía

Estimado, 
                  Le escribo después de haber leído el artículo publicado en el blog titulado “Vocación religiosa de los militares", que de hecho me toca en primera persona. Tengo veintinueve años, después de haber transcurrido tres años en el Ejército Italiano y cinco como policía. Pero desde siempre, desde mi infancia, mi corazón tiene un deseo profundo: ¡SER SACERDOTE! , y en solo pensarlo, mi corazón, como el de un niño, se despierta como de un sueño profundo y se alegra sonriente de esta gran llamada. Pero la cosa más hermosa y más sublime está en el hecho de que no obstante mis numerosas infidelidades, el Buen Dios no me deja. 

Hoy estoy de novio con una joven magnífica que me ama […]. Pero es inevitable considerar también las situaciones terrenas, las consecuencias para los demás de una elección tan radical. Tengo miedo, no desconfianza en Dios, sino miedo porque sé que esta elección que antes o después deberé cumplir, traerá mucho dolor, mucha desolación en las personas cercanas a mí. Recuerdo algunas frases de San Alfonso cuando habla del pajarito cuya patita está atada a un hilo (y no le permite volar), jamás un ejemplo tan apropiado podría representar mejor mi situación […] Honestamente siento que una vida conyugal, por magnífica y espiritual que sea, no me saciaría de ningún modo, sino que me relegaría para siempre en una perpetua insatisfacción.

Por esto quiero aprovechar la ocasión  para llegar a usted y sus lectores para pedir oraciones por mi situación, esperando que la Virgen María pueda sabia y delicadamente desatar ese nudo y pueda permitir a este su pequeño e inútil pajarito de volar hacia el Sol que lo atrae como la brújula al metal.
[…] En espera de su gentil respuesta y apoyo con la oración, lo saludo cordialmente.

(carta firmada)


Querido, 
              es en verdad edificante saber que un joven con un trabajo seguro y una novia afectuosísima, este dispuesto a abandonarlo todo para abrazar el sacerdocio católico. Espero con todo el corazón que se haga la voluntad de Dios, sea cual sea. Puede ser que esa sea su verdadera vocación, pero a veces sucede que haya personas que se sientan llamadas a donarse a Dios, pero en realidad el Señor quiere otra cosa de ellos. Algo parecido le sucedió a los Beatos Celia Guérin y Luis Martin, quienes intentaron abrazar la vida religiosa, pero fueron rechazados por los superiores de las congregaciones donde quiesieron ingresar. Permaneciendo en el mundo, se conocieron y se casaron. De su santa unión, nacieron 9 hijos, de los cuales 4 volaron al Cielo en tierna edad y las otras cinco (entre las cuales Santa Teresa di Lisieux) abrazaron la vida religiosa. 

Ahora ha llegado para ti la hora de las decisiones cruciales de la vida, y es de fundamental importancia la decisión justa, o sea aquello que quiere la Divina Majestad, el Rey del Universo. ¿Cómo hacer para comprenderlo? Yo le aconsejo vivamente que haga un retiro spiritual en algún monasterio de estricta observancia. Inmerso en el silencio y en la oración, le será fácil recogerse interiormente y escuchar lo que Dios le susurra en el corazón. Una vez deliberado el estado de vida, elíjalo sin dudar, y vaya adelante sin tornar atrás. Cuando el comandante del cuartel da una orden, los soldados le deben obedecer inmediatamente y sin respirar. Del mismo modo, cuando Dios manifiesta la propia voluntad, es necesario obedecerle prontamente. 

La Iglesia Católica que es el Cuerpo Místico de Cristo, tiene necesidad urgente de numerosos y santos sacerdotes que sean celosos del bien de las almas para la mayor gloria de Dios. Si el Señor lo llama al sacerdocio, le pido que esté atento a elegir un Instituto que le garantice una buena preparación doctrinal y ascética. Lamentablemente, algunos lectores me han comentado cosas desagradables sobre el tema, por lo tanto le aconsejo la máxima prudencia.

Rezaré con mucho gusto por ti, a la Virgo Fidelis y pido a los lectores del blog de hacer lo mismo. Te animo a realizar el discernimiento vocacional y te saludo cordialmente in Corde Matris,

Cordialiter

Sub Christi Regis vexíllis militáre gloriámur!