Para ayudar el blog sobre la vocación religiosa:

A las mujeres que desean hacer preguntas sobre la vocación religiosa, consejos de escribr a las "Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará":  nov.sanjose@servidoras.org  Las Servidoras están presentes en varios países de lengua española: Argentina, España, México, Chile, Ecuador, Perù y Paraguay.

A los hombres sugiero de escribir a el Instituto del Verbo Encarnado: sem.sanrafael@ive.org

Para escribir a el autor del blog: cordialiter@gmail.com  Yo soy un fiele laico, no soy un miembro de una orden religiosa. Soy italiano y no hablo bien el español.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Testimonio

Publico una carta que me escribió una joven.


Querido hermano en Cristo: He decidido escribirle porque a medida que pasa el tiempo siento que estoy cada vez mas cerca de Jesus, el cual me llama a la vida consagrada. Le cuento mi historia, quizas a muchas jovencitas les ha sucedido lo mismo. A los 17 años, cuando era apenas una adolescente, comence a asistir a un colegio catolico. Alli,en la entrada del mismo,habia en la pared un gran cuadro de Jesus, recuerdo contemplarlo todos los dias cada vez que ingresaba al colegio, no habia dia que no mirara los ojos de ese cuadro. A partir de ese sentimiento que se despertó en mi, comencé a cuestionarme mi vocación, sentía en mi corazón que Jesus me estaba llamando, no solo por ese cuadro que veia y siempre contemplaba, sino por otras razones que prefiero reservarlas. Decidida a empezar un discernimiento vocacional para descubrir si ser religiosa de vida activa era mi verdadera vocacion, hable con mis padres para contarle lo que me estaba sucediendo. Obviamente, mis padres ante mi planteamiento, dieron una rotunda negativa, asi es que no pude hacer mas nada al respecto. Pense que quizas con el tiempo y a medida que fuera creciendo, ese sentimiento vocacional iba a disminuir o iba a desaparecer, pero no fue asi. A los 20 años cuando comence a estudiar una carrera de nivel terciario, conoci en ese colegio a una hermana de vida activa muy buena, en esos momentos era timida y no sabia como acercarme a ella y plantearle lo que me estaba pasando, asi es que decidi que lo mejor era callar esto que me estaba sucediendo. A los 22 años, recorde que tenia el email de esa hermana y me contacte con ella, creia que no podia esperar mas, no podia alargar esto que me estaba pasando, tenia que saciar mis dudas, asi es que acorde una cita con ella. En esa cita, ella me conto lo que ser hermana implicaba y varios aspectos mas sobre la vida consagrada, me senti muy bien y tiempo despues comence a realizar el discernimiento con una hermana de esa congregracion. Aun lo sigo haciendo y estoy construyendo un lindo camino teniendo como guias a la hermana y a Jesus misericordioso. No fue, ni es facil mi camino, ya que mis padres (quienes saben de mi discernimiento) no estan para nada de acuerdo y piensan que solo voy a ver a la hermana para sentirme bien, es decir que le quitan seriedad al camino que estoy emprendiendo. Actualmente tengo 23 años y llevo ya un año de camino de discernimiento,pero he de contarlas una infidencia, a pesar de tener una hermosa familia y de transitar una carrera profesional, dentro mio he sentido un vacio que solo se llena cuando asisto a una misa o cuando rezo en silencio, es decir, ese vacio se llena cuando me encuentro con Jesus. Quise contarles mi experiencia porque se que muchas sienten ese llamado, pero no quieren responderlo o temen responderlo por aquello que sus padres piensen. Yo mas que nadie se lo que es, no soy hermana, aun no y aun no se si lo sere porque estoy en camino para saber si es mi verdadera vocacion, pero piensen en su Felicidad, en aquello que las hace feliz y cuando sus padres las vean rebosar de alegria en aquello que eligieron seguramente comprenderán.

Agradezco la oportunidad de brindar este testimonio y gracias por su maravilloso blog.

Saludos cordiales,

(Carta firmada)