Para ayudar el blog sobre la vocación religiosa:

A las mujeres que desean hacer preguntas sobre la vocación religiosa, consejos de escribr a las "Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará":  nov.sanjose@servidoras.org  Las Servidoras están presentes en varios países de lengua española: Argentina, España, México, Chile, Ecuador, Perù y Paraguay.

A los hombres sugiero de escribir a el Instituto del Verbo Encarnado: sem.sanrafael@ive.org

Para escribir a el autor del blog: cordialiter@gmail.com  Yo soy un fiele laico, no soy un miembro de una orden religiosa. Soy italiano y no hablo bien el español.

martes, 14 de noviembre de 2017

El amor no es amado

[De los escritos de la Beata Maria Deluil-Martiny, Fundadora de las Hijas del Corazón de Jesús]


Hermanas e Hijas queridísimas, quisiera comunicarles la celestial Pasión de Jesucristo. El vino a traer al mundo el fuego del Amor sobre la tierra. ¿Qué puedo desear si no que el mismo inflame vuestras almas? Quisiera veros devoradas por este amor; pero no de un amor de deseos y de sentimientos infecundos, sino de un amor en obras y en verdad, que llega hasta la donación extrema y se deja llevar por el Amado a la inmolación extrema. Para llamar a vuestro fuego de amor les recuerdo cómo es odiado en este tiempo infeliz Aquel a quien amamos; cómo es despreciado Aquel a quien adoramos; cuánto es ultrajado Aquel a quien servimos de rodillas.

¡El amor no es conocido, el Amor no es amado, Hermanas mías! Cuando ví el odio del mundo a Dios que es amor; el desprecio y los ultrajes del mundo a Aquel que es el Dueño de todo poder en el Cielo y en la tierra; cuando vi la Armada de Satanás devastar el campo de las almas por las cuales mi Salvador derramó Su Sangre, «mi corazón se derritió como cera en mi pecho», y por medio del amor que desea hacer más de cuánto está en su poder y cree que todo le es posible, he osado pedir al Divino Amor de formarse una pequeña escuadra de Vírgenes que sean los Serafines de la tierra, almas dispuestas al sufrimiento ardiente en la entrega y que nada, fuera de la obediencia guiada por la prudencia que compete a la Autoridad, pueda alejarlas del camino del sacrificio; almas completamente abandonadas a la acción divina, en las cuales se cumplan totalmente los designios divinos de misericordia; almas eucarísticas reparadoras y apostólicas; almas unidas a El, transformadas en El, ofrecidas y sacrificadas por El; que no viven más, sino en las cuales viva El, cuya vida esté escondida con El en Dios; hostias vivas en las cuales El complete, en cierto modo, su Pasión, y de las cuales El disponga según su beneplácito para su gloria.

Hermanas, ¿Esto es un sueño mío? A vosotras os toca responder, a vosotras os toca probar a Jesús con el ímpetu y la generosidad de vuestros corazones, que El no os ha llamado en vano a su santuario y junto a su altar. En la paz de vuestros monasterios, a duras penas les llega un eco de las lejanas blasfemias del mundo. Sin duda, de todos modos, que antes de entrar en el convento y aun después, por el aspecto externo de la sociedad, de los hechos sucedidos bajo vuestros ojos, y gracias al instinto de vuestras almas cristianas, habeis podido entrever algunos de los errores de los tiempos actuales; doloridas por los ultrajes hechos a Dios, habeis decidido consagraros todas a El en la oración y en la reparación.